viernes, 4 de noviembre de 2011

Recuento de una sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente que no es de interés para nadie.

It's Friday, Friday. 
Gotta get down on Friday.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Debo disculparme por las largas ausencias y la irregularidad con la que el blog es actualizado, y podría hacer algo demostrando cuánto lo siento...

Pero me conocéis.

En fin, voy a tratar (y a fallar en el proceso) de ser concisa mientras los pongo al día de todo lo que me ha pasado en el mes de octubre.

Mirando atrás, me dí cuenta de que nunca había hecho cosa importante en mi vida escolar así que decidí ser parte del grupo organizador del anuario, así al menos tendría la satisfacción que se siente al contar cómo alguien como yo ha podido dejar huella de su existencia a las futuras generaciones. 

...

Mojón, que lo que yo quiero es salirme de clases cada dos por tres.

Porque también soy parte del grupo que organiza la fiesta de graduación (a la cual deseo NO asistir con una fuerza descomunal) y soy la "asistonta" de uno de los candidatos a cabecilla del Consejo Estudiantil.

¿Sabéis que significa eso?

Que por primera vez en mi puta vida voy a saber que pasa en el mundo que me rodea. Es que si os atrevéis a buscar el significado de "caído de la mata" vais a ver una foto mía. Eso fijo.

Ahora, podría decirles que en el mar de deberes en el que me he ubicado a voluntad, mi vida social debe estar en su mínima expresión ya que no debería tener tiempo para nada entre todo lo anterior y las tareas.

Sí, podría decirles eso. Pero estaría mintiendo tan descaradamente...

Enteraos, que mi vida social (que era básicamente inexistente comparada con la de un puberto normal) está en su mayor auge y que yo, tareas, no hago. Al menos no en las tardes.

Y aún así tengo uno de los promedios más altos del colegio, ¿cómo? preguntad algo más fácil, por favor. Estoy segura de que esa incógnita quedará sin respuesta por los siglos de los siglos, amén.

Volviendo al tema central, no ha ocurrido gran cosa. Al estar en Humanidades, he de confesar este secreto a voces, mi vida es más sencilla y sin presión alguna.

-¡Gracias, capitana Obvia!

De nada, subteniente Sarcasmo. ¿Por dónde iba? La Borde está más fácil que prostituta gratis y las clases de Literatura las hago con la mano izquierda (que conste que soy derecha), Matemática, luego de la era de Joaquín, es una materia con la que uno ya ni se molesta, y Latín... bah, yo sólo sé que no sé nada la tengo pasada.

Eso sí, el tiempo se está pasando a una velocidad inimaginable, al menos para mí, y sin darme cuenta ya voy a terminar el primer trimestre de mi último año. No podría sudármela menos.

La siguiente entrada o será sobre La Amiguis Bruta, que el mundo necesita mucho más Cristina, o sobre Halloween, lo que se me venga a la cabeza primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada